Encuentro del 06/10/15 – Sobre los roles en los procesos grupales

Estos últimos encuentros fueron coordinados por los compañeros del tramo pedagógico. Asi que les copio una de los planes de clase que tuvimos:

Trabajo Social y procesos grupales.

Subtema: Roles grupales y el rol profesional del trabajador social.

Objetivos: Promover a la identificación de los diversos roles al interior de un grupo, su dinámica y construcción.

Favorecer la identificación del rol del trabajador social en intervención con grupos.

Contenidos: Roles de grupo (según Pichón Riviere Saboteador, Chivo expiatorio, Portavoz y Líder). Rol del trabajador social. Diferencia entre rol y función. Rol asumido y rol adjudicado. El rol como elemento dinámico.

Nota:

La clase se retomará en función a los contenidos que, pese a ser planificados, no han podido ser desarrollados en la clase previa, por cuestiones institucionales, visto que la clase concluyó una hora antes de lo previsto.

Inicio:

Al principio de la clase, se presentará el tema a trabajar, vinculándolo con el desarrollo de los procesos grupales y sus distintos aspectos, que vienen siendo abordados en de las clases anteriores.

Se plantea en este marco, realizar una lluvia de ideas, planteando una diferenciación inicial entre rol y función, que encuadrará un trabajo grupal a desarrollar a continuación.

Desarrollo:

Se le solicita a lxs estudiantes que se dividan en cuatro grupos. Asimismo, se les otorga una situación problemática vinculada al ejercicio profesional, pidiéndoles que identifiquen los distintos roles que se presentan en la situación dada. Para esta actividad se asigna 15 minutos.

Posteriormente, se realiza una puesta en común, identificando los roles clásicos propuestos por Pichon Riviere. A su vez, se reflexionará en función a los roles como dinámicos, y como una construcción entre lo asumido y lo asignado.

Una vez realizada la puesta en común, se le solicita a los grupos que piensen el rol profesional del trabajador social, en la situación problemática anteriormente planteada ¿cuál es el aporte desde el rol profesional para la resolución del conflicto en grupos?

Cierre: Para finalizar se realiza la puesta en común en el pizarrón, reflexionando en forma grupal acerca del rol del trabajdor/a social en los procesos grupales. Asimismo, se reflexiona en relación a la figura del profesional como interna o externa a los procesos de los grupos.

La situación a trabajar fue la siguiente:

María Álvarez  de 53 años, es una vecina del barrio “La Maquinita” del distrito de Lanús. Ella comenzó hace 2 años a trabajar en una cooperativa en el marco del Programa Argentina Trabaja, Educa y Aprende. Al principio no tenía muy en claro cuál sería su función. Poco a poco fue estableciendo un vínculo sólido con sus compañeras cooperativistas, pese a haber atravesado por situaciones conflictivas con el retraso en el cobro de sus sueldos, la incertidumbre inicial en el desarrollo de sus tareas, entre otras cuestiones. Estas dificultades, hicieron que el grupo comience a organizarse y unirse ante los reclamos más emergentes, incluso con sus compañeros cooperativistas varones.

Recientemente, desde el Área de Economía Social del distrito, realizaron una reasignación de tareas, por lo que se le solicitó a la Cooperativa en la que trabaja María, que asistan en algunas de las necesidades emergentes al Merendero “Las Manzanitas” de su Barrio. Rápidamente, el presidente de la Cooperativa, Pedro Méndez, propuso que las mujeres se ocupen del cuidado de lxs niñxs concurrentes al merendero, y la colaboración en la cocina. A su vez, señaló que ellos se ocuparán de las tareas de mantenimiento edilicio del espacio (pintar, revisar conexiones, etc.).

María asumió esta función de poca gana. Ella no había tenido hijxs porque no tenía paciencia. Y ciertamente la cocina no era su ámbito más amigable para pasar su jornada laboral en ella. María notaba que esta distribución no era justa, no era democrática.  A la vez, percibía que sus compañeras tampoco estaban contentas con las funciones que les asignaron, al final del día terminaban agotadas. Pero ninguna se quejó, hasta que María planteó la situación en una reunión interna del grupo: “Cuidar a lxs niñxs es una responsabilidad mayor. No nos parece que siempre tengamos que ocuparnos de ese tipo de tareas”. Uno de sus compañeros enseguida apoyó el reclamo, pero  el resto de varones se burló del apoyo que prestaba a sus compañeras mujeres, acusándolo de “flojo”, “sensible”.  De este modo, deslegitimaron su opinión, acusándolo de que por culpa de él las mujeres siempre seguían reclamando cosas, porque les daba lugar para exigir, y eso los perjudicaba a ellos, que iban a terminar perdiendo poder.

En este contexto, intervino Marta, una de las cooperativistas que siempre desestimaba las propuestas nuevas, señalando “las cosas están bien así. No vamos a cambiar todos. Yo me siento cómoda y ya estoy acostumbrada”.  

El presidente de la cooperativa intervino para desviar el tema. No le parecía un asunto importante de qué hablar. Por lo tanto, el reclamo propuesto por María, en esa reunión al menos, no prosperó.

Los textos para profundizar lo visto son:

HURTADO Carlos. “El rol del coordinador” (pps. 1-4) (ya estaba)

Del Cueto y Fernández, “EL Dispositivo Grupal” EN: http://www.terras.edu.ar/aula/cursos/13/biblio/13DEL-CUETO-Ana-Maria-FERNANDEZ-Ana-Maria-El-dispositivo-grupal.pdf  o lo pueden descargar de 13DEL-CUETO-Ana-Maria-FERNANDEZ-Ana-Maria-El-dispositivo-grupal