17/Abril – 3er encuentro – Retomando el Rol Profesional

Primeramente, recuperamos lo trabajado en los dos encuentros anteriores, para luego realizar una dramatización, en la cual una madre que suponeuna situacion de abuso hacia su hja, recorre una serie de organizaciones e instituciones, cruzándose con diferentes actores sociales. Primero un comedor comunitario, con su referenta, una comisaria luego, y por último un CAPS, con su TS.

Nos pusimos a analizar como había intervenido cada uno de los actores, y cuando llegamos a la TS, recordamos algo que habia salido en encuentros anteriores: la disponibilidad  o no de recursos, la gestión de los mismos, y los “limites”.

photo5098473450388957172

Varios aportes giraban en torno a que nuestro rol está ligado a “Ser intermediario entre personas con problemas y/o necesidades y/o en situaciones vulnerables, y e Estado y/o las instituciones que solucionen esos problemas”

Segun esto, armábamos el siguiente esquema

SUJETX  <——> TS <——>ESTADO

Pero además, decíamos que enuestro rol hay que visualizarlo históricamente, desde el inicio de la profesión. Volvimos a retomar el tema del Rol del TS, el que nos asigna el Estado y la Institución, lo que “marca la cancha” a nuestra intervención.

Y realizamos el paralelo con una breve reseña histórica de cómo nace la profesión, y por ende sobre qué aspectos se intervenía y con que concepto de intervención

  • Visitadores de higiene
  • Promotores de salud
  • Control social Estado – TS – Sujeto

El Rol se ejerce en un determinado contexto, social e institucional, y  por un lado hay un rol asignado al TS por el estado y/o las instituciones, o por la propria gente que nos exige algunas cosas, y por otro un rol que nosotros queríamos darle al TS, al que denominamos rol asumido.

Nos volvíamos a preguntar para qué interveniamos, y nos decíamos que para generar autonomía en el sujeto, que pueda decidir y ejercer sus derechos por si mismx. Planteamos entonces las ideas de Susana Cazzaniga, sobre el rol,  y que además reflexiona sobre construccion de autonomía en los sujetos y en el propio colectivo profesional.

Quedó para leer entonces el texto de Susana Cazzaniga:

Cazzaniga,Susana del Valle . “Acerca del control, la autonomía y el reconocimiento de derechos” Desde el fondo, nro 20.

9 y 10/Abril – 1er y 2do encuentro – Empezando a pensar la Intervención

El primer encuentro, lo dividimos en dos momentos:

El 1er momento momento fue para presentar la materia,  la metodología de enseñanza-aprendizaje y los criterios de evaluación. Como primer texto, les dejamos el Proyecto de cátedra 2018 (ver en Proyecto de Cátedra).

Luego, en un segundo momento, les pedimos de compartir una presentación personal, incluyendo: nombre, edad, y porque cada unx eligió y sigue eligiendo esta carrera.

De lo compartido, fuimos rescatando las “Palabras Claves”, palabras que nos resuenan y que creemos sonsignificativas en relación a lo aportado por el / la compañerx y creemos que este texto que escribió Julieta, si bien hubo otras posturas,  es bastante significactivo de lo  compartido:

photo5073580167833692145

Luego, en el segundo encuentro, partimos de esa frase que resonó bastante, que es el querer cambiar la realidad.

A partir de ello es que planteamos la consigna de que en grupos de 4, compartan lo siguiente:

  • ¿Cuando fue que tuviste conciencia que “algo estaba mal, algo había que cambiar” en la sociedad?.

La siguiente consigna, fue que seleccionen una por grupo, y a partir de ella, completen un cuadro.

photo5075933612343404518

Entre todxs empezamos a pensar cual seria el rol profesional en estas situaciones, y entre todxs compartimos y elaboramos lo siguiente

photo5075933612343404519

Esta fue una primera aproximación, que vamos a ir profundizando en los proximos encuentros.

 

 

Sobre nuestro rol como TS en los procesos grupales

El siguiente trabajo fue preguntarnos:

“¿Qué hubiese aportado un TS en esa historia?”

rol ts1

 

En definitiva, lo que tratamos de pensar es:

“Cuál es el rol de un TS en los procesos grupales?”

De lo que habían planteado antes, veíamos que el grupo ya lo hacia, sin un TS. Por ejemplo: cualqueir grupo se organiza, no espera que llegue un TS.
 ¿Entonces? No somos indispensables, pero aportamos nuestro saber y experiencia, para:

Acompañar, fortalecer y favoreces los procesos grupales.

El texto que dejamos fue  Elroldelcoordinador

4to encuentro – Sobre el rol y la intervención

En un primer momento recuperamos lo que veníamos trabajando sobre el rol profesional, a modo de resumen.

Luego salimos al patio a trabajar con unas técnicas de teatro del oprimido, que es una propuesta de Augusto Boal.

Trabajamos la técnica del espejo, en parejas, luego una versión denominada espejo africano, donde unx seguía la mano de otrx con su cara. Luego hicimos una versión de a tres de la misma técnica.

Por últimos, nos pusimos enfrentadxs y les dimos la consigna de “tocarse”,  por turnos y con la posibilidad de decir basta y parar el juego.

Vueltxs al aula, pusimos en común lo sentido en los diferentes momentos.

24 de abril – Empezando a pensar nuestro rol

Arrancamos el encuentro recuperando lo compartido el martes pasado. Como varixs compañerxs habían hablado de injusticias, de un sistema q no andaba bien. La primer consigna fue compartir en grupo cuando fue que nos dimos cuenta de eso.

Luego de compartirlo, lo analizamos a partir de elegir y describir una situación por grupo, ver que actores estuvieron involucrados, cual era la problemática y como se resolvió (o no).

Por ultimo pensamos q hubiese podido aportar unx TS en esa situación.

De lo compartido y lo pensado entre todos fuimos escribiendo lo siguiente


Varios aportes giraban en torno a que nuestro rol está ligado a “Ser intermediario entre personas con problemas y/o necesidades y/o en situaciones vulnerables, y e Estado y/o las instituciones que solucionen esos problemas”

Segun esto, armábamos el siguiente esquema

SUJETX  <——> TS <——>ESTADO

Pero además hubo otrxs compañerxs que planteaban la idea de desnaturalizar, problematizar las situaciones, y generar autonomía en los sujetos.

Decíamos que ese además nuestro rol hay que visualizarlo históricamente, desde el inicio de la profesión.

El Rol se ejerce en un determinado contexto, social e institucional, y  por un lado hay un rol asignado al TS por el estado y/o las instituciones, o por la propria gente que nos exige algunas cosas, y por otro un rol que nosotros queríamos darle al TS, al que denominamos rol asumido.

Susana Cazzaniga reflexiona sobre construccion de autonomía en los sujetos y en el propio colectivo profesional. Quedó para leer entonces el texto de Susana Cazzaniga, 2. ACERCA DEL CONTROL

PD: perdonen la calidad de las ultimas fotos.

Rol del TS en los procesos grupales y Como “juega” el contexto

Trabajamos el rol del TS en los procesos grupales, a partir de reflexionar la pregunta:

¿Qué hubiera aportado ua TS en la historia de la Estrategia del Caracol?

 aportes-ts

Veíamos que algunos aspectos que están mencionados, el mismo grupo los llevó adelante, sin necesidad de que haya o no un TS, por lo que nos volvíamos a preguntar qué tan necesarios somos, y entonces cual seria nuestro rol.

En definitiva, lo que tratamos de pensar es:

“Cuál es el rol de un TS en los procesos grupales?”

De lo que habían planteado antes, veíamos que el grupo algunos ya lo hacia, sin un TS. Por ejemplo: cualquier grupo articula con otros, no espera que llegue un TS.
 ¿Entonces? No somos indispensables, pero aportamos nuestro saber y experiencia, para:

Acompañar, fortalecer y favorecer los procesos grupales.

Acordamos que está ligado a poder ayudar y fortalecer el camino que ya viene haciendo el grupo, sin necesariamente tener un rol central o indispensable.

El texto a leer es Hurtado, Carlos Nuñez  “El rol del cordinador”

Antes de finalizar el encuentro reflexionábamos que depende el contexto histórico/social es como se generan, crean los grupos.

Analizábamos como el desempleo, la ruptura de los lazos sociales, las pérdidas de identidades, fragmentaron, dividiendo y rompiendo toda clase de vínculos en los barrios (consecuencias del Neoliberalismo). Si bien en el 2001 hubo un quiebre, empezaron a visualizarse alternativas frente a esto.

Donde se pueden observar que las organizaciones sociales tienen una estructura horizontal, diferentes a los grupos de las épocas anteriores, como en los años 40 y 70. En cada época los grupos asumen diferentes características. Es así que decíamos que la conformación de los grupos responde a las necesidades coyunturales de la época.

En concreto respondíamos que en estos contextos el TS, tiene que apuntar a reconstruir los lazos sociales.

Luego lo intercalábamos con lo visto en el primer cuatrimestre y nos preguntábamos:

¿Cómo atraviesa la realidad de los grupos el contexto social de exclusión?

Retomando lo visto y leído en el primer cuatrimestre, caracterizábamos la realidad. Para ello partíamos del concepto de Exclusión, y de como, históricamente desde los golpes de estado en toda latinoamerica,  se fue instalando el neoliberalismo, para instalarse definitivamente en la  década del 90.

Analizábamos como esto se traducía en la vida cotidiana de la gente. Como el desempleo, la desafiliación, la fragmentación,  la ruptura de los lazos sociales, las perdidas de identidades, de sentidos de pertenencia, la generación e instauración del “sálvese quien pueda”, fragmentaron, dividiendo y rompiendo toda clase de vínculos en los barrios.

Decíamos antes que si bien a partir del 2001 hubo un quiebre, se hizo patente la denuncia de esta situación, y se comenzaron a visualizar alternativas frente a esto, todavía no esta definido un nuevo escenario o modelo. Es mas, el escenario es todavía muy complejo, donde se dan a la vez las dos tendencias, la individual y la colectiva.

Sí se puede observar que hay un germen en los grupos de una mayor democratización, de la búsqueda de consensos y diálogo, y que eso permea a los grupos en lo organizativo, aunque sin llegar todavía a configurarse como un modelo establecido, aunque sí diferente de lo que eran los grupos en otros años (como ser los 40, o los 70, etc.).

En concreto, nos respondíamos que en estos contextos, el TS tiene como objetivos transversales, como ejes de intervención transversales, el reconstruir los lazos sociales, los sentidos de pertenencia, las relaciones sociales.

Y para ello, la intervención a nivel grupal es central. El grupo es el espacio por excelencia para esta nueva construcción, y de ahí la importancia del porqué trabajar con grupos.

Texto para leer sobre este punto: “Ciudadanía e intervención grupal”, de Esther Custo (es el capitulo 5 del libro de  Nora Aquin “Ensayos sobre ciudadanía”)

3er encuentro -Pensando el Rol del TS

Partimos de la siguiente situación

Sostienen que para llegar a un asalto, antes el Estado estuvo ausente

Lo que Piki venía diciendo

El chico que convocó la atención el lunes por la noche en un asalto con toma de rehenes se negó a declarar ante la jueza. Fue derivado al Instituto Roca, donde permanecerá alojado. Especialistas sostienen que el Estado sólo aparece en su faz punitiva. Por Horacio Cecchi

El lunes por la noche, en Ramona, el único momento en que Piki logró concentrar la atención.

En la mañana, temprano, Piki empezó a dar sus primeros pasos por los pasillos de la Justicia penal. Sobre sus hombros pesaba una calificación cierta, algo ampulosa para tratarse de la primera, pero cierta: privación ilegal de la libertad y uso ilegal de armas. Se sentó ante la jueza de Menores nacional Julia Marano Sanchís. Y se negó a declarar. Hizo uso de su derecho, que los tenía finalmente. No podrá argumentarse, de todos modos, que no habló: al menos hace 19 causas que viene hablando, pidiendo en un reclamo de sordos, porque cada una de esas causas pareciera un llamado desoído. Y justo cuando el Estado se sentó a escucharlo, en su impetuosa irresponsabilidad adolescente Piki se negó a responderle. A la Justicia. A los 16, sabrá lo que hace. Ahora quedó alojado en la institución destinada a menores como él, el Roca, donde deberá aguardar la sustanciación del proceso.

Paradójicamente, desde el lunes a la noche Piki logró –a un costo que no está claro si podrá reflexionar o no– concentrar toda la atención del mundo adulto que pareció faltarle durante sus 15 años anteriores. La noche del asalto con toma de rehenes hubo inmediatamente cámaras, vecinos, rehenes, espectadores, todos atentos a cada uno de sus movimientos. Incluso el Estado estaba allí. En función policial y emergentóloga (también había ambulancias, por las dudas). No podrá decirse que no se lo atendió, aunque quizá, según los especialistas, se esté llegando tarde.

Su padre dijo que “jamás estuvo integrando ninguna banda de nada y no tiene ninguna causa por robo de automotor”, pero “le inventaron porque ya tenían su nombre. Una vez lo detuvieron porque andaba con una pistola de videojuego”. “Es un chico normal, lo que pasa es que el problema de la adicción ha derivado en todo este tipo de cosas. Lo detectamos hace un año y pico, hemos tratado de solucionarlo y ha ido a institutos, pero no hemos tenido una respuesta favorable a esto”, se lamentó.

Cuando un chico cae es porque cayó la ley, los padres no funcionan como garantes, no les cree –sostuvo la psicoanalista Gabriela Leder Kremer, especialista en infancia y adicciones y directora de la comunidad terapéutica Los Naranjos–. A los padres se les pide que sean garantes y al mismo tiempo el Estado a esos padres les cierra la puerta como adultos. Si el chico está fuera de la escuela, si la madre está fuera de la rueda productiva, si el padre no está o está sin trabajo, si el hermano no está o está preso, si están enfermos o no hay techo, o los están por desalojar, al final de cuentas el paco se encuentra con un nene que está dispuesto a estar anestesiado. Los adultos estamos metiendo a los chicos en el paco y ahora tenemos que sacarlos, no acusarlos. Lo que hay que darles a los padres son herramientas para recuperarse como garantes.”

En la ciudad, 14 defensorías zonales están abiertas para atender los pedidos como los que el padre de Piki lamentó no haber resuelto. Dependen del Consejo de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes del gobierno porteño. La ley 114, considerada de avanzada por los especialistas, es la que lo crea y le da el marco. “La ley es de avanzada, pero el organismo encargado no la pone en práctica. No existe –explica Clarisa Adem, abogada de la Asesoría Tutelar porteña–. Antes de que llegue la Justicia penal hay infinidad de situaciones en las que el Estado está ausente. La ley 114, que es de avanzada, impide a jueces y policías que intervengan antes y ordena que lo haga el Consejo, pero el Consejo no hace nada o demora un mes cuando de una Defensoría le piden recursos por el pedido de un padre.”

Dónde va a pedir ayuda un padre –preguntó Adem–. El 80 por ciento del presupuesto del Consejo está destinado a instituciones de internación y el resto a los operadores en la calle, cuando hacen falta más operadores porque son los que están más cerca. De los 33 hospitales públicos porteños, sólo dos tratan adicciones y, entre los dos, hasta hace poco tiempo solamente se juntaban cuatro camas destinadas a desintoxicación en toda la ciudad. No es un problema de costos, sino de prioridades políticas. En un gobierno como el de Macri, la prioridad es la tercerización porque es negocio.”

A partr de esta lectura, y de lo que habíamos trabajado en los encuentros anteriores, pensamos en grupos cual seria el rol de unx TS en esta situación.

Una definicion que habían dado era “Ser nexo entre personas con problemas y/o en situaciones vulnerables, y las instituciones que solucionen esos problemas”

Segun esto, armábamos el siguiente esquema

ESTADO  <——> TS <——>SUJETX

Decíamos que ese es un rol asignado históricamente a la profesión, pero no es el único.

El Rol se ejerce en un determinado contexto, social e institucional, y  por un lado hay un rol asignado al TS por el estado y/o las instituciones, o por la propria gente que nos exige algunas cosas, y por otro un rol que nosotros queríamos darle al TS, al que denominamos rol asumido.

Susana Cazzaniga reflexiona sobre construccion de autonomía en los sujetos y en el propio colectivo profesional.

Texto para leer: Cazzaniga,Susana del Valle . “Acerca del control, la autonomía y el reconocimiento de derechos” Desde el fondo, nro 20.